lunes, 15 de junio de 2015

Lady Halcón


Él, alto, esbelto siempre de negro y piel. 
Ella, estilizada y cálida, sus colores y el nácar le delatan.
Él con su botón abrochado, ella no,  gustosa de enseñar sus encantos.

La lluvia les produce una alegría desesperada y a su vez, ansiedad.

Los dos desean encontrarse en un bar o en una cafetería.

Húmedos, uno cerca del otro, mirándose fijamente sin gesticular ni mediar palabra, casi sin respirar. Solo deleitándose de la mirada.

Algún día coincidiremos para siempre. Sueñan los dos.


Dedicado a todas esas personas que se sienten o se han sentido alguna vez "Lady Halcón".

No hay comentarios:

Publicar un comentario