lunes, 4 de febrero de 2013

Miramar

Todas las mañanas salia a la playa, el aire movía sus cabellos. Miramar pertenecía a ese lugar y a ese momento. Nunca se sentía sola, ella pertenecía a esa imagen. Siempre a la misma hora. Nunca faltaba, ella pertenecía a ese momento.

1 comentario:

  1. Isaías, escrito es tan bello para mí como el cuadro.

    ResponderEliminar